miércoles, 30 de diciembre de 2009

Me vale nada el mundo


Quiero ser yo y solo yo la que es sobre si misma. Porque me amo, se quien soy, y lo que haré. No pretendo cambiar al mundo, porque no me interesa, mi misión en la vida no tiene nada que ver con eso. Yo nací para aprender, aprender a contemplar el mundo que un ser extraño e infinito creo. Debo conocer importantes lecciones de vida, sin embargo, quien me haya creado, se esforzo por complicarlo un poco, me hizo olvidadiza, con un mal sentido de la ubicación, y me dio un cerebro que no permite entender su lógica matemática tan perfecta. Amo a quien me dio la vida, a quienes permitieron que naciera, y a los que me han enseñado valiosas lecciones, pero que ya no están porque debieron seguir su camino en otras vidas y en esta. A mi abuelo, que aún me sigue mostrando el camino con su sabiduría, a mis abuelas postizas de las cuales tengo tan gratos recuerdos, todavía las extraño, y a mi tía favorita que aunque nunca lo supo me enseño una gran lección de amor. Por supuesto a los que aún me acompañan y me hacen poner los pies sobre la tierra, mis únicos tres amigos a quienes quiero tanto. Los extrañare a todos, pero espero regresar para contarles a todos lo que aprendí. Hasta pronto.

sábado, 12 de diciembre de 2009

Adios

Fuiste como un oido en medio de las lágrimas, te acercaste a mi sin importar que yo te ignorará o te huyera, para no platicar contigo por las noches. Supiste tocar las notas correctas de mi composición musical y como todo un maestro te dedicaste a enseñarme la pieza final. Nunca sabrás lo mucho que me hiciste falta después la partida, volver a este mundo donde todo eran recuerdos, vagos recuerdos de lo que nunca fue, lágrimas otra vez, sí pero ya no con el mismo sentimiento. Hemos pasado tantas horas platicando, que soñé con volverte a ver, sin embargo, esta vida, es generosa, pero logra quitarnos aquello que ya no nos hace falta. Cada quien debe tomar su camino, viajar, amar a otros. Pues de que se compone la existencia, sino de momentos.