sábado, 2 de enero de 2010

Lastima que no lo tengo

A veces quisiera leer su mente, para saber que siente, que es lo que piensa, y entender porque a veces se pone serio. Pero no tengo cabida en sus pensamientos, simplemente es impenetrable, lejano y meditabundo. Se fue lejos de mi y sin posibilidad de regreso. No puedo ocultar la gran emoción que sentí al verlo, mi estómago dio una vuelta completa antes de cruzar la calle, pero el corazón no palpito como antes, aún así quería llegar y darle un gran abrazo, decirle que lo extrañe un montón, aunque de antemano sabía que el no perdería su compostura, no correría a abrazarme, no diría te extrañe, simplemente porque las situaciones no suceden cuando uno lo desea, todo esta regido por un destino incierto que nos lleva por distintos caminos.
Quisiera tener el poder de excarvar en su memoria para saber porque me tomo del brazo aquella noche,aunque la realidad pudiera resultar desgarradora, no me importaría conocerla, quizá de esa manera dejaría de quererlo. Es díficil explicar porque quieres a alguien, y mucho más complicado entender que no debes quererlo porque te hace daño, simplemente sientes y ya, quisieras tener el poder de dominar y hacer que el otro cambie, pero no es posible, tu no tienes cualidades sobrenaturales, eres un mortal obsesionado, que se desgarra el alma llorando, sin embargo, aunque murieras de amor el no estaría ahí, aunque solo así podrías entender el porque de todo, y probablemente en otra vida lo volverías a encontrar.
Meras suposiciones, lo cierto es que el dolor es real, lo que escribes es lo que sientes aunque no tenga lógica alguna, al final de cuentas solo piensas que es la única manera de entrar en la mente de otros ya que no tienes la capacidad de leer los archivos cerebrales de otros