domingo, 24 de julio de 2011

Que bien fue la vida ese viernes.

Jamás pensé conocer a una persona así, se que no es un ser singular, ni nada por el estilo, pero aunqe sólo lo he visto una vez en mi vida, me mostró que es lo que realmente quiero o estaba esperando. Alejarse del mundo cotidiano que me rodea, me resulta particularmente majestuoso, el mundo a veces tiene cosas buenas, y esta fue una de elllas, esta experiencia me encanto y aunque se que no lo volveré a ver, quisiera decirle simplemente gracias.

domingo, 17 de julio de 2011

Etapas del duelo

Puebla...los recuerdos de los momentos más felices de mi existencia están ahí, entre sus calles empedradas y lo antiguo, entre mis viejos recuerdos, sin embargo, ahí deben quedarse, ya no me hacen falta. Volver trajo consigo una grave nostalgia, el deseo de revivir lo que ya fue y no fue a la vez, porque todo era un sueño, una idealización de lo que quería ver y sentir, nada fue real, en si mismo, de todas maneras la aceptación ha llegado a mi vida, hay cosas nuevas por venir y se ha cerrado el ciclo de la aventura para dar paso a cosas de grandes. En fin, sólo recordando...

domingo, 10 de julio de 2011

El día que te vayas

Cuando uno se va de casa por gusto, parte con la convicción de que no extrañará nada ni nadie, y la primera vez, pasa el tiempo y quieres regresar, pero cuando estás de vuelta deseas recuperar tu libertad, al menos así fue en mi caso y no es que no la tenga, simplemente que vivir en Juárez es secuestrarse voluntariamente.

He tenido los motivos perfectos, para irme un mes, ocho meses, el tiempo que sea, viajo lejos de casa desde que tenía seis años, supongo que viajar tan niña me mostró un poco más allá del mundo que conocía, gracias a mis padres que siempre consciente o inconscientemente siempre se esforzaron por darnos alas. Tantas alas que lo que más amo en el mundo es viajar, sin embargo, esta vez es distinto, creo que este será mi último viaje en mucho tiempo, y lo que menos extraño en este momento es Juárez, no quisiera volver, tengo ganas de ir más lejos, donde nada de esa ciudad que se ha vuelto castrante me siga.