jueves, 22 de noviembre de 2012



Como dueles corazón, como dueles, me asfixias cuando estás así, ausente de mi, inmerso en tu propio dolor. Tanto  tiempo dado, tanto esfuerzo para que no se hiciera realidad  el sueño, tantos kilómetros cruzados para que de un día a otro partas a tierras lejanas.
Y es que esta tristeza que siento, la que quisiera dejar  tirada en cualquier lugar, no me suelta, se ha cosido a mi como la sombra de Peter pan, ya ni siquiera me permite respirar, o pensar cabalmente, soy un títere a su voluntad.
Me siento presa de estos sentimientos tan oscuros ¿a dónde se ha mi ser racional? ¿Acaso murió? Ya no se ni quien soy, ni que quiero, me desespera estar bien hoy y mañana más o menos, para después sólo estar peor.
¿Qué demonios tengo en mi cabeza?

No hay comentarios: