lunes, 4 de noviembre de 2013

A un año de tu partida


Ya se cumplió un año, un año que te fuiste sin decir adiós, desapareciste como solías hacerlo, la diferencia es que está vez, no regresaste en tres meses. Que triste fue tu partida, me rompiste el corazón en muchos pedazos, pero te doy las gracias porque a partir del dolor también se crece; prometiste no olvidarme, pero comprendo que eso es imposible, los juramentos hechos en el aire nunca son reales. Mi querido ID hay días que quiero saber de ti, otros tantos te extraño como se suele percibir la infinitud del mar.
Una separación abrupta, sin posibilidad de regreso, pronósticaron los arcanos cibernéticos, y eso es lo mejor que me paso.

Hasta el infinito y hasta siempre.

No hay comentarios: